Foto by Polycart

Hace no mucho os explicábamos varios trucos de marketing que utilizan las cartas de los restaurantes para “sugerirnos” ciertos platos casi subliminalmente. Como el tema nos pareció interesante, y parece que a vosotros también, hoy os voy a hablar de algo relacionado con el tema: los trucos de marketing que utilizan las grandes superficies para conseguir que compremos más.

Leyendo más sobre el tema, me he dado cuenta de que en los hipermercados todo está pensado para inducirnos a comprar desde que entramos hasta que pasamos por caja. De hecho, desde el momento en que entramos en uno ya utilizan el primer “psico-truco”. Si os fijáis, la mayoría de las veces que entramos en un hiper, dejamos las cajas registradoras a nuestra izquierda.. Los expertos han estudiado que nuestra tendencia generalizada es mirar hacia la derecha al entrar, y es ahí donde empiezan a ubicar productos atractivos, así desde la entrada nos entra el gusanillo de comprar y no tenemos demasiado en cuenta el momento del pago.

Una vez dentro, la distribución de los productos es una clave importante, porque lo que interesa es que nos movamos mucho por el hiper. Así, los productos de primera necesidad como el azucar, el aceite, la sal, el pan, etc… a menudo suelen estar en puntos muy separados para que tengamos que cruzar el supermercado muchas veces, y meter más artículos al carro entre viaje y viaje.

Otro truco muy conocido es colocar las marcas de primera calidad y mayor precio a la altura de los ojos del comprador. De hecho hay una especie de baremo de tarifas a la hora de posicionar el producto en las estanterías. Las más caras a la altura de los ojos, después a la altura de las manos, y las más baratas a la altura de los pies. Se ha demostrado que las ventas de un producto colocado a nivel de ojos aumentan ¡hasta un 80%!  Imaginad la importancia de la ubicación… También se deja el precio sin redondear y se resalta mucho la primera cifra. Un cartelito en el que ponga: 2,99 además con el 2 impreso al doble de tamaño que el 99 nos va a hacer pensar que estamos comprando el artículo a dos “y pico” en vez de a tres, que es lo que realmente estamos pagando.

La elección de la música de fondo también es tenida en cuenta por los profesionales de marketing. Saben que una música animada nos impulsa a acelerar el ritmo de compra, mientras que una más pausada reduce nuestra velocidad de marcha para hacernos permanecer más tiempo comprando. ¡Hasta el ancho de los pasillos tiene una lógica! Como máximo, permiten el paso de 3 carros simultáneamente, así que si el hiper está muy concurrido, no queda más remedio que parar de vez en cuando, y observar los estantes de nuestro lado, con lo que se potencia otra venta.

Si el hiper tiene un artículo con necesidad de venderse rápidamente, hay otro truco que no falla: se coloca en cajoneras grandes, desordenado como si fuese un artículo de ganga o mercadillo, como un saldo. Si además se coloca en la entrada del hiper, nuestra tentación de rebuscar en la cajonera se hace casi irresistible. Hay un rumor muy extendido (por lo que yo he podido experimentar, no siempre es cierto, ya me diréis que os parece) que cuenta que la mayoría de los carritos giran ligeramente a la izquierda. Esto nos obliga a conducir el carro principalmente con nuestra mano izquierda, dejando la derecha libre para tener más facilidad a la hora de echar productos al carro.

El uso de la luz es también básico. Sobre todo en la sección de carnes, pescados o alimentos perecederos, se utilizan fluorescentes que dan al producto un aspecto más fresco. Y por fín, después de todo el viaje llegamos a la zona de cajas, donde curiosamente se ubican dulces, chicles, caramelos, chocolatinas, etc… para que nuestro niño entre en la bonita dinámica de echar al carro desesperadamente una lluvia de chupachuses, patatitas o bombones con la esperanza de que cuele :-)

Pues ya veis. Estos (y seguro que muchos más que ni nos imaginamos) son los trucos de marketing de los hipers para mantenernos activos en la compra. Es lo normal y lo habitual en todos los campos del comercio. Cada cual estudia el comportamiento del potencial comprador y intenta aplicar toda la información para hacer atractivo su producto. Os aseguro que es muy divertido conocer  estos datos y recordarlos en vuestra próxima cita a un hiper, veréis que en la gran mayoría coinciden con lo que os cuento.

De todos modos sabéis también que a conservas Serrats nos tenéis aún más cerca, a dos clicks de distancia de vuestra casa, con esta nueva modalidad de compra que supone un paso de gigante en la relación entre un cliente y su marca de confianza. Gracias a Internet, a la compra online, y al social-media nuestro trato con vosotros es más cercano y directo. Conocemos vuestros gustos de primera mano y eso nos anima a superarnos para ofertar lo que buscáis, así que por favor, no dejéis de seguir ayudándonos con vuestra participación.

Un beso y felíz fin de semana.

Foto: Polycart

 

 

¡Comparte este post!