Estos días de alerta sanitaria (recordemos que es fundamental que todos sigamos a rajatabla el #YoMeQuedoEnCasa) se oye mucho eso de «¡Cómo nos vamos a poner [de comer]!» Efectivamente, esto de estar en casa sin salir, con la preocupación y el aburrimiento que conlleva, puede llevarnos a comer más de lo que debemos y, además, productos no tan adecuados (ultraprocesados). Esto puede hacer que nuestra salud se resienta (recordad que la Diabetes, Hipertensión, Colesterol elevado, etc. no entienden situaciones excepcionales) y repercutir en nuestro peso (¡quién no ha recibido memes relacionado con esto» ?).

Por eso, os voy a dar algunos consejos que, aunque puede no apetecer mucho seguirlos, creo que son importantes para mantener nuestra salud:

  • Mantener una rutina de horarios, tanto de comidas como de sueño.
  • Hacer ejercicio (hay multitud de tablas y gente que por diferentes canales nos dan clases gratis de todo tipo de ejercicio). Sin ir más lejos, en frente de mi casa veo a un chico que se ha puesto la bici estática en el balcón y todos los días hace un rato… O un señor que todas las tardes abre la ventana y camina por la habitación, sale de la misma y al ratito vuelve…
  • Qué en nuestras comidas principales no falten las verduras (que haya una ración de verdura cruda y otra de cocida) y frutas. Debe ser igual de importante la toma de legumbres (sin sacramentos), cereales integrales, pescado, huevos y carnes blancas. Creo que seguir las recomendaciones del Plato Harvard en las comidas principales nos da una idea de cómo mantener una buena pauta.
  • Evitar fritos, rebozados, refritos… Procurar hacer los alimentos al vapor, horno, cocidos, wok…
  • Evitar la bollería industrial que tan frecuente es en el desayuno.
  • No tomar alcohol.
  • Para entre horas, que creo puede ser lo más difícil, podemos echar mano de: fruta, frutos secos (naturales y cuidado con la cantidad), encurtidos (como cebolletas, pepinillos…), verduras (como zanahoria y caldos de verduras), infusiones (hoy día hay muy ricas como Té Rooibos con jengibre o canela), un poco de chocolate negro, un poco de bonito  o unos mejillones…
  • Pesarnos cada tres-cuatro días para ver como va nuestro peso (siempre y cuando no nos agobie ) y tener cierto control sobre el mismo.
  • Sobre todo, estar serenos, no agobiarnos. Ya vendrán tiempos mejores y haremos mejor las cosas, pero no por ello vamos a descuidarnos.

Y sobre todo:

  • Seguir las recomendaciones que nos dan los responsables sanitarios y quedarnos en casa.

 

Dra. Arantza López-Ocaña
#YoMeQuedoEnCasa

¡Comparte este post!