¿Alguna vez te has preguntado en qué se diferencia una conserva en lata respecto a otra en frasco? En Conservas Serrats utilizamos ambos tipos de envase, tanto latas como frascos de vidrio (aunque popularmente se suele hablar de frascos o tarros de cristal, los envases para conservar alimentos son de vidrio) y en este post vamos a tratar de aclarar las diferencias entre unos y otros.

Lo primero que tenéis que saber es que el proceso de elaboración artesanal y conservación del pescado es el mismo, pero cada tipo de envase tiene sus características:

  1. El uso de latas para conservar alimentos facilita el uso de las máquinas empacadoras. En el caso del vidrio, la transparencia del envase exige una presentación especialmente cuidada y un empaque manual. La principal diferencia es cómo se corta el pescado: los lomos de bonito cocidos y limpios se cortan manualmente, a la altura correspondiente según el tamaño del frasco de vidrio. Una vez cortados, las piezas se meten a mano en los frascos, una a una.
  2. Las latas protegen totalmente el contenido; en cambio, los frascos tienen la ventaja de que podemos ver su contenido.
  3. Las latas de conserva son más cómodas que los frascos para su exposición y almacenamiento.
  4. Las latas son más ligeras  y resistentes que los frascos.
  5. Una vez abiertos, los frascos admiten mayor tiempo de conservación (eso sí, hay que guardarlo en el frigorífico).

En cuanto al último punto, te recomendamos echar un vistazo al post de la Dra. López Ocaña sobre cómo organizar la nevera, donde explicamos cómo guardar las conservas abiertas. Hay que guardarlas en la parte central de la nevera y podemos conservarlas en frío unos días. Eso sí, para que guarden perfectamente todas sus características y sabor, te recomendamos guardarlas en su propio frasco de cristal, tapadas y cubiertas de aceite (y en el caso de las conservas de lata,  pasarlo a un recipiente que puedas cerrar y cubrirlo con aceite.

Y una vez terminado, ya sabes que las latas se echan en el contenedor amarillo de envases y los frascos en el iglú del vidrio.

Por último,  queremos recordarte que estas conservas mejoran con el tiempo, tanto las de lata como las de frasco.

Y tú, ¿qué tipo de conservas sueles comprar? ¿Prefieres las latas o los frascos de vidrio?

 

 

 

¡Comparte este post!