“¿Es malo comer melón por la noche?” “¿Los diabéticos pueden comer melón?”… El melón tiene muchas propiedades beneficiosas (¡y ahora está en su mejor momento!), pero al mismo tiempo genera muchas dudas y una de las más habituales es si se puede comer melón por la noche. Este tema surgió también en el encuentro sobre Nutrición & Salud de junio, donde ya aclaramos que la fruta es reomendable siempre, y el melón no es una excepción, a no ser que nos pasemos con la cantidad o tengamos alguna patología…

¿Pero por qué esta duda tan arraigada? Hay un refrán que dice: “el melón a la mañana oro, al mediodía plata y a la noche mata”.  Y de esta manera ha llegado hasta nuestros días la idea de que no se puede comer melón a la noche, pero nada más lejos de la realidad. Lo podemos tomar en el momento que nos apetezca, incluso a la noche, siempre teniendo en cuenta que no nos podemos tomar un melón después de cenar que, eso sí, es lo que nos va a sentar mal, ¡cuidemos la cantidad!

Asimismo, los diabéticos pueden tomar melón sin problema, siempre y cuando moderen la cantidad (aporta solo 25 Cal. y 6 g de hidratos de carbono por 100 gramos, pero su índice glucémico es de 60, de ahí la moderación) y englobado dentro de unas pautas dietéticas aconsejada a su patología. De hecho pueden tomar cualquier fruta siempre y cuando no sea en almíbar, plancha, en zumo (aunque sea natural)… ya que en ese caso sí que suben mucho la glucosa en sangre.

Propiedades del melón

El melón forma parte de la familia de las cucurbitáceas, junto con  la calabaza, calabacín, pepino y la sandía (también en su mejor momento) y su variedad Piel de Sapo se encuentra en óptimas condiciones en esta época estival.

Es muy-muy rico en agua (hasta el 90% es agua), por lo que es una fruta ideal para consumir en estos días de mucho calor para, entre otras pautas, conseguir una buena hidratación.

Además, es rico en vitamina A, en forma de betacarotenos (excelente para la salud ocular), en vitamina C (potente antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades degenerativas) y vitaminas del grupo B.

Asimismo, es rico en potasio, lo que favorece la eliminación de líquidos y ayuda a controlar la tensión arterial.

Consejos de consumo

Como decimos, el verano es el mejor momento para el melón, así que os aconsejamos aprovechar para consumirlo ahora; de esta forma, como siempre, promovemos el consumo de temporada , de cercanía, de Km 0, por un consumo responsable.

Podemos tenerlo troceado en un tupper y dentro de la nevera, para facilitarnos el consumo de fruta a lo largo del día. ¡Comodidad ante todo y sobre todo en verano! Además, en este formato es muy fácil llevarla a la playa o piscina; de esta manera, además de hidratarnos, comemos fruta (y además de temporada) y podremos cumplir más fácilmente las recomendaciones de consumir por lo menos cinco raciones de fruta y verdura al día.

Pero además, se puede disfrutar de muchas otras maneras:

Por ejemplo, combinado con bonito en escabeche. Si no lo habéis probado, os animamos a hacerlo. Descubriréis una excelente combinación de un alimento de naturaleza dulce como el melón, con el sabor del atún y el ácido del escabeche. Además, aprovechamos las propiedades de ambos alimentos.

Otra variante de consumo es en forma de gazpacho. Aunque sea dulce, el melón combina muy bien con cebolla, pimiento, tomate… Este delicioso gazpacho de melón también se puede tener preparado y frío para esta época estival.

También podemos hacer una vinagreta de melón para una ensalada de cogollos con anchoas

En definitiva, el melón nos aporta numerosas propiedades y podemos disfrutarlo como más nos guste y cuando nos apetezca ¡incluso de noche!

Dra. Arantza López-Ocaña

¡Comparte este post!