caramelos rellenos de bonito y cebolla

Alta expectación entre los querubines de muslos y carrillos regordetes. No es para menos, no… ¿Habéis visto el aspecto de estos caramelos? Jugosos, sabrosos y con un corte muy bonito. Dolores ha volcado su creatividad gourmet en esta receta, que gustará a los enanos especialmente. Por cierto, es mucho mas sencilla de lo que aparenta, así que espero que os animéis a prepararla. Y nos lo contáis, ¿eh?

Ingredientes:

  • 1 masa de hojaldre rectangular
  • 1 lata de ventresca de bonito en aceite de oliva del norte de Conservas Serrats
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas pequeñas de azúcar moreno
  • Vinagre de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 cuña de queso curado de oveja
  • Aceitunas negras sin hueso

Preparación:

  • Precalentamos el horno a 180 grados.
  • Estiramos la masa de hojaldre sobre papel vegetal y la dividimos en cuatro rectángulos.
  • Con ayuda de un molde semiesférico o si no tenéis podéis hacerlo con una bola hecha con papel de aluminio muy apretada; vamos a formar el caramelo.
  • Colocamos encima del molde redondo el rectángulo de hojaldre de forma centrada y lo dejamos caer encima, cerramos los dos lados del caramelo aprentando un poco el hojaldre y horneamos hasta que se dore el caramelo.
  • Sacamos del horno, lo desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar.
  • Pelamos la cebolla y la cortamos tipo juliana. Después, en una sartén, echamos un chorrito de aceite de oliva y ponemos a calentar a fuego medio durante 6 minutos aproximadamente. Removemos la cebolla continuamente.
  • Pasados los 6 minutos, con la cebolla ya pochada, echamos 2 cucharadas de azúcar moreno, he utilizado este tipo de azúcar porque es más sana y le da un toque tostado muy sugerente al plato, pero es perfectamente válido el azúcar normal. La mantenemos a fuego lento sin dejar de remover durante 10 minutos. Concluido este tiempo, echamos un chorrito de vinagre de vino blanco. Lo dejamos 5 minutos hasta que se evapore. Sin dejar de remover. Pasados los 5 minutos la reservamos en un bol para que se enfrié.
  • Cortamos el queso curado en taquitos pequeños.
  • Cortamos las aceitunas negras en rodajitas finas.
  • Abrimos la lata de ventresca de bonito y sacamos los trozos. Los colocamos en una tabla y las cortamos en trocitos.
  • Añadimos el bonito, el queso y las aceitunas al bol con la cebolla caramelizada, mezclamos un poco los ingredientes y rellenamos los caramelos con ellos.

caramelos rellenos de bonito y cebolla 2

¡Original a más no poder, Dolores!

 

¡Comparte este post!