Bocados de ventresca y pimientos asados

Pedro se declara fan de nuestra ventresca de Bonito del Norte. Y nosotros, claro, encantados :)  Y no solo porque nuestra razón de ser es que disfrutéis de nuestros productos; también porque desde su pequeño rincón, Pedro nos manda delicias como la que hoy presentamos en nuestro concurso de canapés navideños.

Si queréis sorprender a la familia esta Navidad, tomad nota de estos panecillos caseros con ventresca y pimiento.

Ingredientes:

(Para 6 personas)

Para los panecillos:

  • 125 gramos de agua templada
  • 20 gramos de levadura fresca
  • 150 gramos de leche
  • 1 huevo mediano
  • 40 gramos de aceite de oliva
  • Una cucharadita de sal
  • 500 gramos de harina de fuerza
  • Una cucharadita de miel
  • Semillas de Sésamo
  • 1 huevo para pintar

Para el relleno: 

Elaboración:

Preparamos los panecillos:

  1. Ponemos en un bol el agua, la levadura, el aceite y la leche. Con ayuda de unas varillas. lo batimos todo muy bien hasta que la levadura este bien disuelta.
  2. Añadimos el huevo y la miel. Volvemos a mezclar todo con las varillas. Mientras, vamos incorporando la sal y la harina poco a poco hasta que ya no podamos batir con la varilla. Ahora tendremos que amasar con las manos hasta que este toda la harina incorporada.
  3. Enharinamos una superficie blanda y echamos la masa que iremos amasando con las manos durante unos 7 minutos hasta que la masa no se nos pegue en los dedos. Podemos ponerle un poco más de harina, pero poquito a poco.
  4. Una vez que tenemos nuestra masa, la metemos en el bol y dejamos reposar 30 minutos, tapada con un trapo.
  5. Pasados los 30 minutos, ponemos una bandeja del horno con papel siliconado y hacemos bolitas con la masa, hasta terminarla toda. Si no caben en una bandeja lo haremos en dos, dejando espacio entre ellas. Las tapamos con un trapo y dejamos reposar otros 30 minutos para que la masa suba.
  6. Precalentamos el horno a 200 grados.
  7. Pintamos los panes con huevo y echamos semillas de sésamo por encima.
  8. Metemos en el horno y dejamos cocinar hasta que obtengan un tono doradito.
  9. Los sacamos (sin apagar el horno) y dejamos enfriar.

Preparamos relleno:

  1. Ponemos en una bandeja los pimientos con un chorrito de aceite y los asamos a 180 grados durante unos 30 minutos (los dejamos hasta que veamos que estén asados).
  2. Una vez asados, los sacamos del horno y dejamos enfriar.
  3. Cuando estén ya fríos, los pelamos y cortamos.
  4. Les ponemos una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva. 
  5. Sacamos la ventresca a un plato y empezamos a preparar nuestros bocados: abrimos los panes por la mitad y rellenamos con el pimiento asado y una buena cantidad de ventresca.

¡Unas tapitas fenomenales, gracias Pedro! 

¡Comparte este post!