¿Conoces los beneficios de la manzana? En el tercer encuentro sobre nutrición y salud, vimos que, según cómo la comamos, la manzana puede ayudarnos tanto en caso de diarrea como de estreñimiento. Pero aún hay más, porque la manzana es una de las mejores frutas para cuidar nuestra salud por la cantidad de propiedades beneficiosas que tiene. Seguro que habéis oído aquello de que “una manzana al día del médico te libraría”.

  • La manzana es muy rica en pectina, un tipo de fibra soluble que no se absorbe en el intestino y, gracias a su mecanismo de acción, nos ayuda a regular el tránsito intestinal (como comentamos en el vídeo, la manzana rallada y oxidada nos ayuda a combatir la diarrea y comida en entero nos ayuda con el estreñimiento); asimismo, ayuda a regular la glucemia y los valores de colesterol total.Además, es muy saciante (muy interesante en dietas de adelgazamiento, aunque la gente en la consulta dice que es una fruta muy “aburrida”, creo que hay muchas variedades de manzanas que pueden hacer que cambiemos de idea).

    *Como curiosidad, la pectina es la sustancia que le da una consistencia más espesa a las mermeladas y confituras.

  • También es rica en taninos, con acción anti-inflamatoria y astringente, y en flavonoides como la quercitina (también presente en la cebolla), de acción antioxidante, que nos ayuda a combatir los radicales libres y por tanto protegernos de las enfermedades de tipo degenerativo (todo esto dentro de unas pautas de vida saludable, ya que como suelo decir no puede ser que comamos ocho manzanas, pero fumemos dos cajetillas diarias y pensemos que las manzanas nos protegen), alergias, etc.
  • Con respecto a las vitaminas, tiene trazas de vitaminas del grupo B y vitamina C.
  • También aporta minerales como el potasio.
  • Además, cuando mordemos una manzana, nos está sirviendo como dentífrico natural.
  • Y además, la manzana es una fruta de lo más versátil en la cocina: para ensaladas, como guarnición (puré de manzana, a la plancha, asada…), en tartas, en compota… Podéis preparar unas sardinillas con ajoblanco y manzana confitada, un tartar de salmón y boquerones con ensalada de manzana y nueces, unos vasitos de pasta rellenos de sardinillas, una tosta de atún, manzana y queso, una ensalada de manzana, tomate y atún, una ensalada tres platos… ¡Y mucho más!

Dra. Arantza López-Ocaña

¡Comparte este post!