Escuchamos frecuentemente los términos prebióticos y probióticos,  y hoy vamos a hacer una pequeña descripción de qué son y qué importancia tienen para nuestra flora intestinal.  Además, veremos cómo podemos aportar a nuestro organismo tanto probióticos como prebióticos a través de los alimentos.

Antes de nada, vamos a definir la microbiota como el conjunto de microorganismos (bacterias, virus, hongos) que se localizan en organismo humano. En el caso del cuerpo humano, la más conocida es la microbiota intestinal o flora intestinal. Está demostrado que estos microorganismos son muy beneficiosos para la salud: para el desarrollo del sistema inmune y para el estado de ánimo (curiosamente, la mayor producción de serotonina se produce en el intestino). Sabemos también que hay una relación entre la microbiota intestinal y la obesidad o los problemas digestivos, como puede ser el colón irritable.

Relacionados con la microbiota intestinal nos encontramos estos dos conceptos que son muy importantes para la misma: los prebióticos y los probióticos, ambos muy beneficiosos para equilibrar la flora intestinal.

Qué son los prebióticos

Los prebióticos son los nutrientes de la microbiota intestinal; la favorecen y estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino. Son ingredientes no digeribles por el cuerpo, es el caso de los hidratos de carbono como la fibra o el almidón resistente.

Alimentos con prebióticos:

  • Ajos
  • Avena
  • Patatas
  • Cebolla
  • Puerros
  • Plátanos
  • Achicoria
  • Espárragos
  • Alcachofas
  • Legumbres

Consejo: para hacer que los tubérculos y las legumbres nos aporten almidón y sean fuente de prebióticos, es necesario cocinarlos y dejarlos enfriar como mínimo seis horas en la nevera.

Qué son los  probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que cuando se administran de forma adecuada tienen un beneficio en nuestra salud y ayudan a mantener la microbiota. Por ejemplo, es muy interesante tomar probióticos durante un tratamiento de antibióticos ya que esto producirá un efecto beneficioso sobre la microbiota y evitaremos síntomas como la diarrea.

Alimentos con probióticos:

  • Sopa de miso
  • Yogur (siempre natural)
  • Kéfir (tanto de agua como de leche)
  • Encurtidos como pepinillos, cebolletas, chucrut…
  • Kuzu (raíz de una planta llamada Pueraria)
  • Kombucha (té fermentado)
  • Kimchi (col asiática fermentada)
  • Tempeh (fermentado de soja)

Todas estas son fuente de salud para nuestro intestino y por supuesto, todo esto, debe ir englobado dentro de una buena pauta nutricional en el que no deben faltar las frutas, verduras, cereales integrales… y los pescados azules.  Recordad que ahora es temporada de verdel, pronto llegará el chicharro, también ha empezado la temporada de anchoas, después las sardinas, el bonito, la palometa…

Dra. Arantza López-Ocaña

¡Comparte este post!