Seguramente habréis oído o leído alguna vez que «la fruta por la noche engorda», que el «agua con limón en ayunas adelgaza» y varias afirmaciones similares sobre alimentación. Porque se habla y se escribe mucho sobre lo que engorda y lo que adelgaza, sobre lo que es más sano y lo que no… Y de tanto que se habla y se escribe, se acaban difundiendo muchos mitos, a la vez que se pueden llegar a poner en duda algunas realidades.

En este post vamos a analizar algunos de los mitos más extendidos y una realidad.

«La fruta engorda por la noche» ❌

La fruta nunca engorda; por lo tanto, tampoco lo hace a la noche. Es verdad que la fruta nos aporta azúcares en forma de fructosa, pero siempre acompañada de otros nutrientes como la fibra, vitaminas y minerales, que hacen que este azúcar sea un azúcar considerado intrínseco y que no afecten a nuestra salud.

El hecho de engordar o no va encuadrado dentro de las buenas o malas pautas alimenticias que tengamos (es el conjunto de lo que comemos) y de si realizamos actividad física regularmente.

Repito: ¡La fruta no engorda nunca!

«El melón a la noche mata» (como dice el refrán) ❌

Pues a algunas personas puede sentarles mal y a otras no. Esta afirmación tan categórica no tiene ninguna base científica por lo que si a ti te apetece comer melón a la noche, adelante.

Creo que el problema suele ser más de cantidad: como es una fruta que gusta mucho y se come fácil, tomamos mucha cantidad, y esto es lo que hace que nos cueste digerirlo a la noche.

Hace un par de años hablábamos de ello en uno de nuestros Encuentros sobre Nutrición & Salud. Podéis leer más sobre esta fruta en el post ¿Podemos comer melón por la noche? 

«El agua con limón en ayunas adelgaza» ❌

No hay nada que adelgace si no se encuadra dentro de una buena pauta dietética, de la actividad física regular, de un buen dormir y de otra serie de factores que hay que tener en cuenta. Por lo tanto, es una falacia.

El agua en ayunas nos hidrata y tomamos un poco de Vitamina C con el zumo de limón (aunque ya sabemos que la fruta es mejor tomarla entero), pero poco más.

«El agua engorda» ❌

Ocasionalmente escucho en la consulta la frase «es que a mí, hasta el agua me engorda»; y ya sé que lo que me quiere decir es que engorda con mucha facilidad (que esto es otra cosa). Pero por dejarlo claro, el agua NUNCA engorda (aunque en algunas patologías renales o cardíacas se recomienda limitar el consumo de agua, pero esto es otra historia y siempre bajo la recomendación de una médica/o).

Yo recomiendo no beber mucho durante la comida, por eso de favorecer la digestión, y que ese agua nunca esté muy fría, para que no interfiera en el proceso digestivo, que es un “proceso caliente”. Por lo demás, lo dicho, NUNCA engorda.

«Lo integral es más sano» ✅

Más sano y, además, es lo recomendado. Todos los cereales que comamos deberían ser integrales (en algunas patologías puede estar limitado su consumo, pero aquí hablamos para la población en general), ya que al no estar procesados mantienen todas sus propiedades nutricionales intactas y son beneficiosas para nuestra salud. Por ejemplo, el consumo de cereales integrales se relaciona con un menor riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer de colon.

Eso sí, debemos informarnos bien, leer etiquetas para asegurarnos que realmente están hechos (panes, pasta, etc.) con harinas integrales o bien que sí están sin procesar (como el arroz) .

 

¡Salud!

Dra. Arantza López-Ocaña

¡Comparte este post!