Cuando alguien tiene el valor de reinventar la tortilla de patatas, yo no tengo más remedio que postrarme de hinojos, reverenciarle, hacerle la ola, ¡y dedicarle toda mi admiración! Isabel no solo ha elaborado una receta cuya base es la tortilla española, sino que además la ha presentado de un modo tan impecable que los ojos disfrutan tanto como el paladar. Eso, como veréis en “La cocina de frabisa” es una constante en todo el recetario de Isabel, que en este caso ha incorporado las Conservas Serrats a una preparación tan socorrida, admirada, deliciosa, económica, natural, y centenaria como la tortilla de patatas. ¡Probadla y sorprended!

Ingredientes:

  • 2 patatas grandes
  • 3 huevos (si son caseros mucho mejor)
  • 2 cucharadas soperas de leche
  • Una pizca de impulsor o levadura tipo Royal
  • 1 tomate grande
  • Cebolla morada
  • Anchoas del Cantábrico de Conservas Serrats
  • Aceite de girasol (podéis utilizar de oliva, Isabel explica abajo el motivo de que no lo utilice)
  • Perejil fresco para decorar o albahaca
  • Queso parmesano
  • Tomates cherry para el acabado y para acompañar

Preparación:

  • Pelamos las patatas, las cortamos en finas láminas y las ponemos a freír en no demasiado aceite.
  • Vamos dando vueltas y las de arriba, pasan a abajo. También taparemos la sartén y con el vapor que genera la fritura, se cuecen antes
  • Espolvorearemos una pizca de sal, recordad que una vez acabada la tortilla, la vamos a decorar con anchoas y éstas ya llevan sal. Dejamos cocer la patata a fuego medio bajo, a Isabel le gusta  que esté blandita, si a ti te gusta más crujiente, apura un poco el fuego
  • Si te gusta la tortilla con cebolla, es el momento de agregarle un trozo cortada en rodajitas o más menuda
  • Mientras se hace la patata, batimos los huevos con la leche y una pizca de sal. Reservamos
  • Lavamos el tomate grande y lo cortamos en grandes rodajas, lo ideal es que sean 5 rodajas. Reservamos
  • Cortamos la cebolla morada en rodajas y la separamos en aros. Reservamos
  • Rallamos el parmesano que vamos a utilizar y reservamos
  • Bien, ya tenemos la patata hecha y la vamos pasando con una espumadera para un colador puesto encima de un cuenco a fin de que vaya soltando todo el aceite extra. Volcamos el resto del aceite en un recipiente que tengamos a propósito para aceite usado, previamente colado
  • Escurridas bien las patatas las volcamos sobre el huevo batido con la leche y revolvemos

 

  • Ponemos la sartén al fuego con  las 5 rodajas de tomate colocadas de tal modo que cubran todo el fondo de la sartén y con una cuchara vamos poniendo por encima de las rodajas de tomate la mezcla de patatas con huevo y lo dejamos unos 3 minutos para que cuaje la tortilla de ese lado y con la tapa de una sartén o un plato, la damos vuelta para cuajarla del otro lado
  • Para presentar, Isabel utilizó su sartén de hierro fundido, pero también se puede pasar a una fuente. Por encima colocamos  los aros de cebolla morada, algunos cherrys partidos por la mitad, los filetes de anchoas del Cantábrico y espolvoreamos con parmesano rallado
  • Colocamos unas ramitas de perejil para decorar

Isabel…..no hay palabras…

¡Comparte este post!