Patatas Hasselback

Con un poco de imaginación y cuatro ingredientes, nuestra amiga Ángeles, creadora del estupendo blog ” La cocina de Gele” transforma una humilde patata en un manjar vistoso y delicioso. Las patatas Hasselback, en su origen una creación de los alumnos de una escuela de cocina sueca, se crearon como una guarnición original para carnes y pescados, pero Ángeles les ha dado una vuelta de tuerca a base de las Conservas Serrats y las ha convertido en un entrante perfecto para toda la familia y cualquier ocasión. ¿Nos animamos a sacarlas hoy mismo para cenar? ¡Yo os aseguro que si!

 Ingredientes:

  • 3 ó 4 patatas medianas de forma regular
  • 3 pimientos de piquillo.
  • 1/2 lata de bonito del norte Serrats
  • 5 ó 6 aceitunas sin hueso
  • Aceite de oliva o mantequilla
  • Sal y hierbas provenzales: tomillo y orégano.

Preparación:

  • Lo primero que haremos será seleccionar unas patatas de tamaño similar y forma regular
  • Las lavamos con ayuda de un estropajo para eliminar cualquier resto de tierra
  • Después las disponemos en alargado y vamos realizando cortes como para rodajas muy finas pero sin llegar hasta abajo

    Cortamos la patata en láminas
  • Una vez todas partidas las salpimentamos y las ponemos un poco de aceite de oliva o mantequilla por encima
  • Las horneamos durante 30 minutos a 200º
  • Si no os importa que estén gratinadas por arriba podéis ponerlas en el microondas tapadas durante 6 minutos a máxima potencia
  • Una vez asadas las podéis comer así como guarnición de una carne o pescado o colocando entre las rajas pimientos de piquillo, aceitunas laminadas y bonito del norte
    Espectacular resultado

    ¡Te has superado, Ángeles!

 

¡Comparte este post!