Empezamos el mes primaveral por excelencia con una sinfonía de colores y sabores que hace honor a esta estación. Nos envía la receta nuestra  amiga Isabel, que dirige dos blogs fantásticos: Verdades y Mentiras, donde os transportará a preciosos parajes a base de estupendas fotografías y vivencias, y La cocina de Frabisa, del cual no vamos a deciros nada, porque nos quedaríamos demasiado cortos. Entrad en él y lo entenderéis. Pues de este último sale nuestra papaya y anchoas en crujiente de hoy. Toda la frescura de los brotes, la fruta exótica y el poderoso queso feta al servicio de nuestras anchoas del cantábrico, en un crujiente recipiente magníficamente adornado. Y muy fácil de resolver, además. Componed este bonito cuadro como mejor os parezca y ¡disfrutadlo!

Ingredientes:

  • 1 hoja de masa philo
  • Brotes variados
  • Papaya
  • Queso feta
  • Frutos rojos
  • Salsa de mango
  • Salsa de manzana

Preparación:

  • Se pinta ligeramente con mantequilla la hoja de masa philo y se dobla en cuatro
  • Se rellena con la masa  un cuenco que tengamos por casa, puede ser de magdalenas, una flanera, algo parecido
  • Se hornea primero a 180º durante 6 minutos, se desmolda con cuidado, se vuelve a meter al horno boca abajo (para conseguir que quede doradito por todas partes) durante otros 4 o 5 minutos
  • Retiramos y dejamos enfriar.
  • Cortamos la papaya en trozos, servimos algunos en un recipiente como acompañamiento y rellenamos el cestito con trozos de papaya cortados en cuadraditos
  • Completamos con queso feta y anchoas del Cantábrico de Conservas Serrats. Reservamos.
  • Ponemos un lecho de brotes de lechuga, aliñamos con salsa de manzana y sal Maldon, encima colocamos el cestito que encontrará asiento dentro de la cama de brotes
  • A un lado pondremos una línea de salsa de mango y sobre el mismo, frutas rojas adornando
    Precioso aspecto en plato

    ¡Una auténtica obra de arte, Isabel!

 

¡Comparte este post!