Nido marino

Tras conquistar nuestros paladares con su lasaña de marmitako, Agustín nos vuelve a presentar una delicia que os encantará. Lo que parece un plato de fritos con forma de huevo dentro de un nido, se convierte en una agradable sorpresa. Si queréis saber más, seguid leyendo. Por nuestra parte, os avanzamos que la sorpresa está relacionada con una de nuestras conservas. ¿Cuál será?

Por cierto, recordad que, como os contamos en Facebook, en su blog elbullirdeagus.com tenéis otra oportunidad de ganar nuestros productos.

Ingredientes:

  • 1 latilla de mejillones en escabeche Serrats
  • Unas patatas pequeñas de guarnición
  • 2 placas de algas Nori (de las que se utilizan para el sushi)
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

  1. Pelamos y lavamos las patatas.
  2. Con ayuda de un cuchillo, y mucho cuidado, vaciamos las patatas por uno de sus extremos. Demos dejarla lo más hueca posible, sin que se rompa.
  3. En un cazo con aceite, confitamos las patatas ya huecas, a fuego lento durante 50-60 minutos.
  4. Troceamos parte de la patata retirada con el cuchillo y  hacemos una pequeña pasta, que nos servirá luego para tapar o cerrar la patata.
  5. Cortamos en tiras las placas de alga Nori,  con ayuda de un cuchillo afilado o unas tijeras, y las vamos colocando en un molde de acero, de forma cilíndrica o esférica, para que quede en forma de nido.
  6. Sumergimos el nido en aceite caliente durante unos segundos. Debemos tener mucho cuidado al retirar el molde para preservar lo más posible la forma de nido.
  7. Después de haberse confitado las patatas, las sacamos y escurrimos en un papel de cocina.
  8. Abrimos la latilla de mejillones en escabeche  y  llenamos cada patata con un mejillón.Patatas rellenas de mejillón
  9. Tapamos la patata con la pasta que hemos hecho.
  10. Con ayuda de unas pinzas, freímos las patatas en abundante aceite muy caliente, durante breves segundos, para que coja color.
  11. Escurrimos las patatas en papel de cocina y las colocamos, como si fueran huevos, dentro del nido de  algas.
  12. ¡Listo para comer! Tendremos una sorpresa muy agradable, al pensar que vamos a morder un huevo, y encontrarnos un jugoso mejillón en el interior de patata tostada.

Nido marino

Precioso y delicioso. ¡Gracias, Agustín!

¡Comparte este post!