¡Cómo nos gusta la combinación de Conservas Serrats con la pasta! En nuestro recetario (que es el vuestro) tenéis muchos ejemplos al respecto. En el caso de nuestra receta  de hoy, Ana se ha decidido por estas deliciosas  lasañitas individuales. Para nosotros, después de echar un vistazo a “Es pan comido” todo lo que diga Ana va a misa, así que ya hemos puesto las placas de lasaña a remojo y estamos abriendo latas de ventresca. Solo imaginar la suavidad de la bechamel, la pasta al dente, el sabor de la ventresca, todo calentito…. ¡Todos a hacer caceroling inmediatamente!

Ingredientes:

Preparación:

  • Hidratamos las placas de la lasaña siguiendo las instrucciones de la caja. Las podremos a escurrir sobre un paño limpio y las cortamos con un corta pastas del tamaño que las queramos. Guardaremos las esquinas sobrantes para hacer una pasta
  • En una sartén sofreímos la cebolla y el pimiento. Cuando estén pochados, añadimos la ventresca de bonito desmenuzada junto con el huevo duro picado y el tomate frito. Salpimentamos. Dejamos el relleno en la sartén durante unos 4 minutos y retiramos del fuego
  •  Para montar las lasañas, pondremos en la primera capa la pasta, luego la preparación del atún y encima un par de cucharadas de salsa bechamel. Repetimos las capas para acabar en pasta y bechamel. Espolvoreamos con queso rallado y gratinaremos en el horno
  • Una vez gratinado, tenemos un rico plato sencillo y novedoso de presentación, ¡Es Pan Comido!

¡Tremendas, Ana!

Por cierto, no olvidéis nuestro nuevo concurso de cara a las navidades, ¡hay más premios y sorpresas!

¡Comparte este post!