Incluir pescado en nuestra dieta beneficia directamente al volumen del cerebro

A estas alturas todos conocemos las beneficiosas cualidades que aporta a nuestro organismo el hecho de incluir en nuestra dieta el pescado. La disminución de enfermedades cardiacas  o de accidentes cerebrovasculares ya está probada en personas que toman pescado con asiduidad. Incluso existen estudios concluyentes que relacionan su consumo con un riesgo menor de padecer demencia, pero esta vez la ciencia ha dado un paso más allá en sus pesquisas y ha constatado un hecho sorprendente.

El doctor Zaldy Tan de la universidad de California y su equipo, publican en la prestigiosa “Neurology” los resultados de su experimento que ha consistido en la realización de resonancias magnéticas entre varios segmentos de la población, y han constatado que aquellos que menos pescado incluyen en sus dietas, tienen un menor volumen cerebral que los que si lo consumen frecuentemente, llegando a equivaler la perdida de masa a dos años de envejecimiento estructural del cerebro.

En declaraciones del propio doctor Tan: “Este es el primer estudio que analiza los glóbulos rojos de ácidos grasos omega-3 (que representan la ingesta dietética de este tipo de ácidos grasos que se encuentran típicamente en los peces) y los volúmenes del cerebro y el rendimiento cognitivo. Hay otros estudios con resultados similares, pero están basados en datos epidemiológicos obtenidos de cuestionarios sobre frecuencia alimentaria y, por tanto, no son tan fiables”.

El Dr. Tandy Zan

Desde el servicio de neurologia del hospital clínico San Carlos de Madrid, su jefe de servicio Jorge Matías-Guiu confirma este hecho y le otorga total validez al estudio, que ensalza las virtudes de los  ácidos grasos esenciales Omega 3 para el cerebro. Elemento que como todos sabéis abunda en nuestras conservas, ¡y de ello nos orgullecemos!

Consumid pescado, ya sea fresco, o en deliciosas conservas como las que os ofrecemos en Serrats, y sed conscientes de que tal y como cuidamos nuestros huesos, órganos, músculos, etc, podemos ayudar a prolongar el buen uso de nuestra herramienta principal y la que nos va a permitir vivir mejor durante mucho tiempo: el cerebro.

 

Deja un comentario

Al enviar un comentario usted otorga una licencia perpetua de reproducir sus palabras, su nombre y su sitio web. Los comentarios inapropiados serán eliminados por el administrador.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0