Alucinando con la receta de Maite, ¿no? No nos extraña un pelo, porque a nosotros nos ha pasado lo mismo. Si en cocina se trata tanto de sorprender al gusto como al resto de los sentidos, ¡este falso helado lo consigue con mucho! Una receta disfrazada, un trampantojos para la boca, un truco para el paladar, en fin…un plato para echar buenas risas mirando las expresiones de todo aquel que se lo lleve a la boca. Y además riquísimo, y con Conservas Serrats de elemento principal. Este fin de semana cae…vamos que si cae.

Ingredientes:

  • 150 gr Bonito del Norte Conservas Serrats
  • 5 pimientos del piquillo
  • 400 grs. reparado ensaladilla congelada
  • Mayonesa
  • Aceitunas rellenas
  • 150 gr queso cremoso
  • 50 gr coco rallado
  • 1 bote pequeño de tiras de remolacha agridulce
  • Sal
  • 2  huevos
  • 4 unidades galleta cucurucho

Preparación:

  • Cocer los huevos
  • Cocer la verdura, escurrir y enfriar
  • Pelar los huevos y cortarlos en trocitos pequeños, cortar en trocitos las aceitunas, los pimientos y las tiras de remolacha
  • En un bol ponemos la verdura ,sal, el queso, las aceitunas ,los huevos, el bonito Serrats desmenuzado para poder mezclarlo bien, el pimiento, el coco ,las tiras de remolacha y la mayonesa que necesitemos
  • Si queremos que la mezcla tenga más color añadimos algo de jugo de la remolacha, hasta conseguir el color deseado. Mezclamos todo bien
  • Llenaremos el cucurucho con la ensaladilla, una vez lleno con un sacabolas pondremos una bola encima y una tiras de remolacha
  • Es una mezcla realmente suave y como la galleta de cucurucho no es muy dulce la mezcla de todo el conjunto es realmente muy buena

    Un delicioso engaño para los sentidos

 ¡Gracias Maite, nuestra heladera mayor!

 

 

¡Comparte este post!