Almudena nos envía esta magnífica propuesta para hoy. Tras unas cuantas recetas modernas e innovadoras, volvemos a coger la bandera de lo tradicional, y nos plantamos ante la mesa con una fuente de humeantes, nutritivas, crujientes y clásicas empanadillas de las de toda la vida, enriquecidas con el sabor de conservas Serrats. Los platos de abuela nos chiflan, han sobrevivido al paso de los años y las modas y van viendo cómo por el camino pasan técnicas, esferificaciones, deconstrucciones, nitrógenizaciones, humificaciones…. mientras ellos se mantienen exactamente igual que el primer día, y siempre con la misma aceptación. Eso dice mucho de ese tipo de cocina, ¿verdad? Vamos a las cacerolas y a esperar el veredicto de la  abuela …

Ingredientes:

Preparación:

  • En una sartén,con un poco de aceite,se rehogan los pimientos junto con los dientes de ajo. Después,se vierte la nata y se cocinan durante 2 minutos
  • Una vez cocinados, se bate la mezcla hasta conseguir una crema, la cual se puede colar o no aunque es recomendable para evitar ”tropezones”
  • Una vez hecha la crema,reservar en un recipiente
  • En un cazo,se cuece un huevo durante 5-10 minutos y después se pica
  • En un bol,se echa el atún y el huevo picado,se le añade la crema de pimientos y se mezclan bien estos ingredientes hasta conseguir una pasta
  • Se abre el paquete de empanadillas y se separan las obleas(ayudándonos con el papel que hay entre ellas) y se extienden sobre una superficie plana
  • En el centro de cada una,se coloca un poco de la mezcla anterior,se doblan por la mitad y se cierran presionando con un tenedor
  • Se bate un huevo,y,después,se pintan las obleas
  • A cada una,se le coloca una anchoa en la superficie
  • Se precalienta el horno a 180º durante 10 minutos.Una vez precalentado,se hornean las empanadillas durante 20 minutos aproximadamente
  • Servir acompañadas de salsa,ensalada,etc…

Calentitas, crujientes y listas para el picoteo. ¡Muchas gracias Almudena!

¡Comparte este post!