¡Nuestra amiga Ángeles no deja de sorprender con cada receta! En este caso con un innovador bocadito donde el sabor y las texturas son los principales protagonistas. Un jugoso champiñon, ya de por sí delicioso, pero con un relleno muy sorprendente: gulas y queso. Si además coronamos con una anchoa de Conservas Serrats ¡el resultado en boca es una fiesta!

Por cierto, ya os he hablado alguna vez de “La cocina de Gele” . Es el blog que dirige Ángeles y que recomendamos a todo el mundo, y especialmente a la gente intolerante al gluten, porque allí encontraréis todo tipo de recetas adaptadas para celíacos. Potajes, postres, platos de pescado… Daos una vueltecilla virtual y repetiréis. De momento estos champis ¡son una magnífica tarjeta de presentación!

Ingredientes (para 2 personas):

  • 6 champiñones grandes
  • 100 gramos de gulas congeladas
  • 1 cucharada de queso de untar San Millán o similar
  • 2 dientes de ajo
  • perejil fresco
  • aceite de oliva virgen
  • chorrito de vino blanco
  • 1 lata de anchoas en aceite Serrats

Preparación:

  • Lo primero que haremos es limpiar y lavar bien los champiñones para que no tengan nada de tierra. Un vez lavados los secaremos bien y los pondremos en una sartén bien caliente para que se doren.
  • Una vez ya dorados por ambos lados los pondremos un poco de sal por encima. Verteremos sobre la sartén un chorrito de vino blanco
  •  Dejamos evaporar el alcohol y taparemos para que no pierdan su jugo. Dejamos que se vayan cocinando a fuego bajo hasta que estén blandos. En unos unos 10 minutos ya estarán listos. Reservamos.
  • Ahora en una sartén aparte pondremos un chorrito de aceite de oliva virgen a calentar. Cuando esté el aceite caliente añadiremos los dos dientes de ajo picados. Dejamos dorar ligeramente.
  • Cuando veamos que van cogiendo color añadiremos los 100 gramos de gulas que habremos dejado descongelar previamente. Salteamos durante un minuto y rectificamos de sal.
  • Retiramos del fuego y añadimos una cucharada sopera de queso de untar. Removemos bien hasta que quede bien mezclado.
  • Con la mezcla de gula y queso rellenamos cada uno de los champiñones. Para finalizar colocaremos sobre cada uno de los champiñones rellenos un buen trozo de anchoas y un poco de perejil fresco muy picado.
  • Es un aperitivo distinto que también nos puede servir de acompañamiento para una carne a la plancha o un pescado.

 ¡Muchas gracias Ángeles, y no dejes de enviarnos recetas!

¡Comparte este post!